Dejar de fumar con vapeador

¿Es posible dejar de fumar con vapeador? Sin duda una pregunta que han intentado responder los científicos desde hace más de una década.

Y aunque existe una parte a favor y otra en contra, la certeza es que los vapeadores si reducen en gran medida el consumo de nicotina progresivamente.

Básicamente porque se va reduciendo la dosis hasta llegar a un punto donde la persona poco a poco va perdiendo el interés por el cigarro.

Otro punto a favor para los vapers es que son un 95% más sanos que el tabaco, sin embargo, siguen siendo ligeramente dañinos a muy largo plazo.

Vapear ayuda a dejar de fumar

Quizás hayas oído en algún momento que el masticar chicles o los clásicos parches de nicotina ayudan a dejar de fumar.

La realidad es que son métodos carentes de eficiencia, ya que el 85% de lo involucrados no tuvieron ningún efecto positivo para sustituir el tabaco.

Por otra parte, los cigarrillos electrónicos o vapers han reducido enormemente ese consumo en un 70% de las unidades por personas en promedio, y otros miles lograron dejar el tabaco de lado.

Igualmente, siempre están aquellos que prefieren fumar sin importar lo que pase, en este caso, se redujo el tabaco en un 48% gracias a los vapeadores.

Con esto podemos decir que, dejar de fumar con vapeador es una realidad viable que cualquier individuo puede probar.

Ya que la idea es disminuir la cantidad de nicotina que entra al cuerpo cuando se inhala el vapor del dispositivo electrónico.

Entonces, ¿es probable dejar de fumar tabaco con un vaper?

La respuesta más corta es: sí, claro que es factible dejar de fumar tabaco gracias a un vaper, pero no es una tarea para nada sencilla.

Como cualquier cosa en la vida, requiere de mucha dedicación y disciplina para ir trabajando en el abandono de la adicción.

Un vaper sería como un “sustituto”, una herramienta que viene de maravilla para controlar la nicotina que entra a nuestro cuerpo.

Pero, ¿cómo se hace? Bueno, el vaper funciona como un emulador del cigarrillo o tabaco, puede provocar la misma sensación mediante unos líquidos llamados Pods que ayudan en el proceso.

También se puede mejorar la experiencia del vapeo con líquidos de sabor que optimizan el efecto a diferencia de un cigarrillo regular.

Esta variación contribuye considerablemente a no retomar el tabaco, aumentando notablemente las probabilidades de éxito a medio y largo plazo.

Conclusión

Dejar de fumar con un vapeador es sumamente posible, los estudios científicos hablan por sí solos y los involucrados han comprobado que es una buena alternativa.

El único problema surge en la dedicación de la persona, es cierto que retirar el tabaco por un vaper no es para nada fácil, más no imposible.

La ventaja es que estos cigarrillos electrónicos cuentan con infinidad de líquidos que regulan y simulan al dañino tabaco.

Obviamente los vapers si son malos hasta cierto punto, pero ya es un caso extremadamente mínimo en comparación a la variante clásica.